viernes, agosto 31, 2007

política

Cuando era chico fui radical.
Padre cumplió sus veinte años
en la primavera alfonsinista,
y en el mismo movimiento
me tuvo a mí:
el entusiasmo por
Raul Alfonso debe haber pasado
como trompada
escondido en algún insterticio
del ácido desoxirribonucleico.

Padre era radical
y pegaba carteles
por las frías calles de Bariloche.
Padre era radical
y tiene una foto en la que aparece
dándole la mano al
candidato de bigotes y ojeras.

Padre fue radical
hasta que mandó una carta
al comité avisando que renunciaba
al partido
por indigestión de sapos.

Yo me enteré más tarde,
y sin saber de la renuncia
de mi progenitor
continué mi militancia
sin ceder un paso.

Me recuerdo defecando,
en cuclillas,
sobre una revista Somos
en la que aparecía
el candidato de las patillas,
ante la mirada asombrada
de mis hermanos.
Recuerdo el olor y
el enchastre.
y la frente de Menem
marroneada.

Aunque también
y por supuesto
tuve mis pequeñas traiciones:
con Migui cantábamos
la canción de Costanzo,
candidato a gobernador
rionegrino del año
ochentayalgo.
Una canción
preciosa y contundente,
que decía así:
"Costanzo, gobernador,
un buen peronismo para todos".
Y repetía.

Después,
con el paso del tiempo,
mandé mi renuncia imaginaria,
no sin antes haber pegado
calcomanías en la heladera
con el "Se puede"
de Angeloz,
y haber festejado
en el comité del pueblo
la victoria de Pinky,
el intendente radical.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

maldito boina blanca!

aye mereb dijo...

sí, todo eso. y tb nos peléabamos en la escuela frente al gimnasio municipal sobre cuál candidato era el mejor: si el patilliudo riojano o el anteojudo cordooobés. todo porque tu padre era radical y el mío peronista. cualquiera de los dos salió herido. luego: los partidos no existían y ambas plataformas eran puro chamullio.

Anónimo dijo...

yo era del MAS y les decía a todos que votaran a zamora.
lo nuestro no va a poder ser.

nicoleta dijo...

Solo una cosa define a mis padres: el gorilismo. Consecuentes como son, votaron a Menem en la segunda vuelta. Nada de padres militantes de los cuales enorgullecerme o al menos inspirarme para un poema.
Muy lindo todo, canciller.

Anónimo dijo...

quiero leer algo nuevo en un piso...esto es abandono de paciente!

Julia dijo...

pero antes de eso, estaba la interna con cafiero y menem y la onda en el colegio era "la rioja o bs as", porque en mi barrio todos eran peronistas, hasta los pibes. esas cosas q nos metían en la cabeza. mi casa sudaba peronismo y odio exacerbado hacia milicos y policías. me morfé libros de historia, y hoy ya no la soporto. igual algunos odios siguen ahí. en fin. bye.