lunes, febrero 05, 2007

querer y no poder

La falta de inspiración se da a conocer a través de diferentes disfraces. A veces es sólo la nada misma (un blanco extraño, con aspecto a helado de crema del cielo) que turba la mente y nos vuelve seres autómatas; otras, exceso de actividades que provocan un embotellamiento, un cuello de botella a la altura del hipotálamo, y no sale nada. Hay, también, muchas otras maneras.
El resultado es invariable: esto.

4 comentarios:

EmmaPeel dijo...

ya pasa

fh dijo...

y cuando te duele la cabeza?
y estas aburrido?

agarrarse.

f. dijo...

Uh, esas son las imprescindibles...

V dijo...

ésta.