jueves, octubre 05, 2006

Esquizofrenia eres tu

De alguna manera tengo dos trabajos: el del grupo que bla bla bla -Folsom-, y el de la revista en la que trabajaba antes y que ahora sigo colaborando y haciendo otras cosas y yendo al menos una vez por semana y sí o sí a los cierres.
Ambas actividades son bien diferentes. Una, la del grupo, implica nueve horas en una oficina rodeado de compañeros extraños y demás detalles que ya fui dando a conocer o que contaré más adelante.
La otra, la revista, es un lugar en el que la confianza ya es absoluta, y nos divertimos y todo eso.
En un trabajo soy un ente que obedece órdenes y dice un promedio de 38 palabras por día, entre las que se cuentan:
“hola”
“está bien”
“dale”
“me parece”
“sí”
“no”
“bárbaro” (sí, a veces digo bárbaro)
“bueno”
“más o menos”
“estaría bueno”
y las combinaciones entre ellas y algunas que se salen del registro, que no son muchas.

En el otro, hablo de más, somos todos graciosos, ingeniosos, me río con ellos, me río de ellos, se ríen de mí, etc.
En uno me pagan bien y en el otro no. Adivinen en cuál.


PD: tengo qué decidir con qué tipografía me voy a quedar, o si voy a seguir cambiando todo el tiempo o qué.

3 comentarios:

autobombo dijo...

Y además nos emborrachamos, y nos peleamos y nos tiramos dardos, de los de verdad y de los metafóricos, y nos enamoramos y nos desenamoramos y nos queremos tanto... ¿Adivinen en cuál?

Anónimo dijo...

ay, chini

Anónimo dijo...

además tenemos la silla catártica, el buen humor y la voz suave y desprovista de insultos de nuestros compañeros y el afanador de libros.
Otra cosa:
digan la verdad, esa revista se abrió para los dardos (metafóricos y literales?)